69 y cada jefe dio todo lo que pudo. El total de esas ofrendas fue seiscientas un mil monedas de oro,
tres mil kilos
de plata y cien túnicas para los sacerdotes.