12 Levantaste tu mano derecha,
y la tierra se tragó a nuestros enemigos.