18 El monte Sinaí estaba totalmente cubierto de humo, porque el Señor
había descendido sobre él en forma de fuego. Nubes de humo subían al cielo como el humo que sale de un horno de ladrillos, y todo el monte se sacudía violentamente.