22 Incluso los sacerdotes que se acercan al Señor
con regularidad deben purificarse para que el Señor
no arremeta contra ellos y los destruya.