23 Recuerden que no deben hacer ningún ídolo ni de plata ni de oro que compita conmigo.