31 Entonces Moisés volvió a donde estaba el Señor
y dijo:
—Qué terrible pecado cometió este pueblo; se hicieron dioses de oro.