31 Entonces el pueblo de Israel quedó convencido de que el Señor
había enviado a Moisés y a Aarón. Cuando supieron que el Señor
se preocupaba por ellos y que había visto su sufrimiento, se inclinaron y adoraron.