28 Lo rodeaba un halo luminoso, como el arco iris que brilla entre las nubes en un día de lluvia. Así se me presentó la gloria del Señor
. Cuando la vi, caí con rostro en tierra, y oí la voz de alguien que me hablaba.