3 Tan cierto como que yo vivo, dice el Señor
Soberano, que dejarán de citar ese proverbio en Israel.