4 Son un pueblo terco y duro de corazón. Ahora te envío a decirles: “¡Esto dice el Señor
Soberano!”.