14 Pues toda la ley puede resumirse en un solo mandato: «Ama a tu prójimo como a ti mismo»
,