18 —¡Oh, no, mi señor! —suplicó Lot—.