15 Cuando me oyó gritar, salió corriendo y se escapó, pero dejó su manto en mis manos».