31 pero nosotros le dijimos: “Somos hombres honrados, no espías.