14 Pues este mundo no es nuestro hogar permanente; esperamos el hogar futuro.