10 Por eso, me enojé con ellos y dije:
“Su corazón siempre se aleja de mí.
Rehúsan hacer lo que les digo”.