25 Por eso puede salvar —una vez y para siempre—
a los que vienen a Dios por medio de él, quien vive para siempre, a fin de interceder con Dios a favor de ellos.