10 Por cierto, eso fue justo lo que hice en Jerusalén. Con la autorización de los sacerdotes principales, hice que muchos creyentes
de allí fueran enviados a la cárcel. Di mi voto en contra de ellos cuando los condenaban a muerte.