38 Ordenó que detuvieran el carruaje, descendieron al agua, y Felipe lo bautizó.