18 »Los reyes de las naciones yacen en gloria majestuosa,
cada cual en su propia tumba,