3 El enemigo corre al sonido de tu voz;
cuando te pones en pie, ¡las naciones huyen!