29 Como ven, todos son objetos necios y sin ningún valor;
sus ídolos son tan vacíos como el viento.