3 Ahora ustedes, pueblo de Jerusalén y de Judá,
juzguen entre mi viña y yo.