6 Entonces uno de los serafines voló hacia mí con un carbón encendido que había tomado del altar con unas tenazas.