16 ¡Ciertamente tú sigues siendo nuestro Padre!
Aunque Abraham y Jacob
nos desheredaran,
tú, Señor
, seguirías siendo nuestro Padre.
Tú eres nuestro Redentor desde hace siglos.