26 »Sin embargo, escuchen este mensaje del Señor
todos ustedes, los judíos que ahora viven en Egipto: “He jurado por mi gran nombre —dice el Señor
— que mi nombre ya no será pronunciado por ningún judío en la tierra de Egipto. Ninguno de ustedes podrá invocar mi nombre ni usar el siguiente juramento: ‘Tan cierto como que el Señor
Soberano vive’.