25 «¡Mira, oh poderosa montaña, destructora de la tierra!
Yo soy tu enemigo —dice el Señor
—.
Levantaré mi puño contra ti,
para derribarte desde las cumbres.
Cuando termine contigo
no serás más que un montón de escombros quemados.