23 Están armados con arcos y lanzas;
son crueles y no perdonan a nadie.
Cuando avanzan montados a caballo
se oyen como el rugido del mar.
Vienen en formación de batalla,
con planes de destruirte, hermosa Jerusalén
».