16 Y si mantengo mi cabeza en alto, tú me persigues como un león
y despliegas contra mí tu imponente poder.