14 era vigilarme y, si cometía pecado,
no perdonar mi culpa.