21 En sus oídos resuena el sonido del terror,
y aun en los días buenos temen el ataque del destructor.