31 Que no se engañen más confiando en riquezas huecas,
porque su única recompensa será el vacío.