12 El hambre agota sus fuerzas
y la calamidad queda a la espera de que tropiecen.