6 Aunque el orgullo de los incrédulos llegue hasta los cielos
y toquen las nubes con la cabeza,