12 No me he apartado de sus mandatos,
sino que he atesorado sus palabras más que la comida diaria.