19 La tumba
consume a los pecadores
tal como la sequía y el calor consumen la nieve.