27 Mi corazón está atribulado e inquieto;
me atormentan los días de sufrimiento.