32 Nunca he negado la entrada a un desconocido,
más bien, he abierto mis puertas a todos.