13 Y no me digan: “Él es demasiado sabio para nosotros;
solo Dios podrá convencerlo”.