28 Hacen que los pobres clamen, y esto atrae la atención de Dios;
él oye los clamores de los necesitados.