4 Tus palabras daban apoyo a los que caían;
animabas a los de rodillas temblorosas.