6 Me hundí hasta las raíces de las montañas.
Me quedé preso en la tierra,
cuyas puertas se cierran para siempre.
Pero tú, oh Señor
mi Dios,
¡me arrebataste de las garras de la muerte!