8 Entonces el discípulo que había llegado primero a la tumba también entró y vio y creyó,