34 Por supuesto, no necesito testigos humanos, pero digo estas cosas para que ustedes sean salvos.