51 Les digo la verdad, ¡todo el que obedezca mi enseñanza jamás morirá!