18 Cada vez que el Señor
levantaba un juez sobre Israel, él estaba con ese juez y rescataba al pueblo de sus enemigos durante toda la vida del juez. Pues el Señor
tenía compasión de su pueblo, que estaba sobrecargado de opresión y sufrimiento.