31 »¡S
, que todos tus enemigos mueran como Sísara;
pero los que te aman, que se levanten como el sol cuando brilla con toda su fuerza!».
Después hubo paz en la tierra durante cuarenta años.