5 El damán
rumia, pero no tiene pezuñas partidas, por lo tanto, es impuro.