2 Pon tu mano sobre la cabeza del animal y mátalo a la entrada del tabernáculo.
Luego los hijos de Aarón, los sacerdotes, salpicarán la sangre por todos los lados del altar.