31 Luego quitará toda la grasa de la cabra, tal como lo hace con la grasa de la ofrenda de paz. Quemará la grasa sobre el altar, y será un aroma agradable al Señor
. Mediante este proceso, el sacerdote purificará a la persona, la hará justa ante el Señor
y será perdonada.